domingo, 11 de septiembre de 2011

la sociedad le dijo a la mujer:

Lo encontrado por una web...leerlo es muy interesante

 

Y la sociedad le dijo a la mujer: estás demasiado gorda, tienes demasiadas curvas. Y ella lo acepto y adelgazo. Dejo de comer lo que le gustaba, empezó dietas peligrosas, se ejercito hasta desmayarse, se prohibió el azúcar, el chocolate, las golosinas… se prohibió todo lo que decían que engordaba. Salió a cenar y pidió una ensalada de la cual dejo la mitad. Dejo las palomitas en el cine. Dejo las tardes de helados y pipas con las amigas en el parque. Y adelgazó, adelgazó y adelgazó hasta que su vida peligró.
Luego vino el miedo a perder lo que había ganado, así que siguieron las dietas y cada vez que subía un kg ella intentaba perder dos. La TV no paraba de mandarle mensajes para que siguiera adelante, y cada vez salían más dietas que le prometían ser la más deseada. Así que adelgazó hasta que no se reconoció.
Luego la sociedad vio a la mujer, ya delgada como se esperaba, cuyos huesos se marcaban por todo el cuerpo, y entonces la dijo: no tienes pechos, lo bello son los pechos grandes. Y la mujer se compro sujetadores con relleno. Pero le entro el miedo a que descubrieran la verdad y entonces se opero. La mujer entró en un quirófano poniendo en peligro su vida, pero afortunadamente salió de él. Sufrió unos dolores horribles en el post-operatorio y tuvo que someterse a un sinfín de operaciones más a lo largo de su vida, pues su nuevo busto requería mantenimiento.
Pero al fin tenía el cuerpo deseado por la sociedad. O eso pensó.
La sociedad volvió a mirarla. Esta vez dijo: eres demasiado blanca, tu piel no es atractiva. Y la mujer se puso al sol horas y horas, dañando su piel, para obtener el bronceado deseado. En otra parte del mundo, a una mujer de color su sociedad le decía que tampoco era bella, y ella queriendo ser la más guapa de todas, uso mercurio para obtener la piel blanca que tan atractiva les parecía. Ambas mujeres se arriesgaron por tener una piel bella, ambas mujeres consiguieron un cáncer en respuesta.
Y la sociedad habló de nuevo. Miro a la mujer y la dijo: tus ojos oscuros no son bellos, tus pestañas son pequeñas. Y ella lo acepto, y se puso lentillas verdes y un sinfín de largas pestañas postizas. Estás demasiado pálida, dijo entonces, y la mujer compro miles de coloretes.
Y de nuevo le dijo: eres demasiado bajita y no andas con estilo. Y la mujer se calzó unos zapatos de vértigo que le dañaron las rodillas y la espalda. Pero tampoco fue suficiente. Su pelo no era el correcto. Y la mujer se lo puso a la última moda. Su ropa tampoco era la esperada, y la mujer cambio su estilo por otro mucho más acorde. Sus arrugas no eran atractivas, y la mujer fue a ver al “doctor”. La mujer no puede tener ni un solo pelo, y la mujer se hizo el laser. La mujer debe tener labios carnosos, y la mujer se opero de nuevo. Y la mujer, la mujer…
Y la mujer se miró al espejo y no se reconoció. La mujer se miro en el espejo y no se vio bella. La mujer se miro en el espejo y no se vio atractiva. La mujer se miro al espejo y considero que ese aspecto físico suyo, que tanto odiaba, era lo más importante de su vida.
La mujer se miro en el espejo y no se dio cuenta de que era de carne y hueso, y que la belleza no está detrás de un maniquí de plástico.
Esta es la sociedad en la que estamos...en la que nos movemos...
Tenemos que pensar que nosotras ...cada una de nosotras somos bellas ...
ni estereotipos...somos como somos...y no debemos cambiar por esta sociedad....

3 comentarios:

  1. ¡Gracias por comentar en mi blog!
    El labial que llevo es de KIKO, se llama Sunproof Stylo en el número 02. Fue una edición limitada del verano del año pasado, no sé si aún se podrá conseguir, pero creo que tienen colores parecidos en su colección permanente.
    Por cierto, muy bonita esta entrada, me ha gustado mucho la crítica que hace
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar